¿Desea mejorar los cursos virtuales de su institución? Acá le decimos cómo.

La capacitación virtual, también conocida como capacitación sincrónica en línea, tiene mucho que ofrecer a organizaciones y personas que valoran ese toque único de las clases presenciales, pero que tienen limitaciones geográficas y presupuestarias, o, como en el caso actual, sufren las restricciones de una pandemia mundial.

Desde el proceso de contratación hasta las operaciones diarias, la capacitación virtual es un elemento primordial para conseguir un trabajo remoto exitoso. Sin embargo, para muchos profesionales del Aprendizaje y Desarrollo es todo un reto ofrecer entornos de aprendizaje colaborativos, interactivos y atrayentes en línea, incluso ahora que se está produciendo un cambio cultural que favorece las soluciones y experiencias virtuales.

Pero no hay de qué preocuparse. Nosotros le ayudaremos a planificar sus sesiones sincrónicas de capacitación en línea y a mejorar los cursos virtuales de su institución.

Planificación de su curso virtual: mismo enfoque, diferente estrategia

Cuando diseñe una sesión de capacitación virtual, contemple los mismos principios básicos y la preparación a los que recurre en sus clases presenciales. Siempre debe iniciar con las intenciones o los objetivos de aprendizaje. Mantenga el ritmo con una variedad de actividades concisas y equilibradas, ya sean grupales o individuales cuando sea necesario, reservando tiempo suficiente para las preguntas y discusiones.

El equilibrio y la variedad son importantes para ayudar a los participantes a mantenerse enfocados y a maximizar su aprendizaje.

Mejor accesibilidad a cursos virtuales

Las sesiones de capacitación en línea ofrecen una amplia gama de herramientas que permiten crear entornos abiertos y acogedores para participantes y facilitadores. La accesibilidad en cualquier capacitación no es un gasto innecesario, sobre todo si se considera inicialmente como parte del diseño del contenido de su curso.

Tenga en cuenta que estos contenidos deben responder a necesidades de inclusión para diferentes audiencias, como para aquellas personas con discapacidades visuales o auditivas. El uso de la tecnología es fundamental para ofrecer accesibilidad cognitiva, digital, cultural, idiomática y socioeconómica para todos en un aula de clase. Recuerde incorporar formatos de texto alternativo, descripciones, transcripciones y subtítulos suficientemente explicativos.

  • Cognitiva: cuando alguien ve el mundo con ciertas diferencias, se puede abrir nuevas perspectivas sobre la forma en que estamos transmitiendo el contenido.
  • Digital: este tipo de accesibilidad es importante cuando la alfabetización y/o el acceso digital son limitados. Su diseño y navegación deben ser simples y compatibles con diferentes plataformas. Siempre habrá personas que se conecten desde un teléfono móvil, un PC viejo o el computador de una biblioteca pública. Por ello, no diseñe pensando en el último modelo de Mac (a menos que proporcione el hardware).
  • Cultural: piense en diferentes personas para quienes los coloquialismos y las jergas pueden resultar confusos o incluso redundantes.
  • Idiomática: imagine que su lengua materna es la segunda, o la tercera, o quizás completamente nueva para sus estudiantes.
  • Social y socioeconómica: los ejemplos y el contexto deben ser accesibles para diversos orígenes personales, no deben dar por sentado ningún aspecto relativo a educación, medios económicos, crianza, etc.

Incluso las herramientas más básicas como los productos MS Office o las plataformas de publicación y alojamiento de video ofrecen muchas opciones de accesibilidad. Las plataformas LMS como Moodle™ también cuentan con herramientas como Brickfield, que le permiten medir la accesibilidad de sus recursos y su contenido.

Protéjase de antemano manteniendo un lenguaje conciso y evitando expresiones innecesariamente técnicas o jergales. Asegúrese de que sus imágenes sean un complemento del contenido, que no sean meramente decorativas. Con suerte, su plataforma proveerá subtitulado en vivo de cada sesión, de hecho, muchas plataformas ya ofrecen esta función. No obstante, también existe la posibilidad de contratar extensiones que pueden conectarse a las plataformas más populares.

Ser el mejor facilitador virtual

¿Recuerda sus clases presenciales?, ¿esos ambientes tradicionales donde tratar de buscar un aula, ingresar a ella, usar un proyector o una pantalla en pésimas condiciones, encontrar en su aula a un colega que aún no termina la clase previa y un largo etcétera eran el pan de cada día?

Pues, sí, ¡nosotros tampoco los extrañamos!

Muchos de esos factores logísticos habituales ya no entran en la ecuación, ahorrando tiempo para preparar sus sesiones. Ahora es posible poner a prueba las herramientas y los entornos que usará, atrayendo a los participantes con alguna encuesta o actividad interactiva previa al inicio de la sesión. Esto le ayuda a asegurar que sus estudiantes participen de una forma más eficaz.

Beneficios de la tecnología

Gran parte de los principios de presentación que rigen la enseñanza en un entorno virtual son los mismos que se aplican en la formación presencial: presentaciones simples, claras y visuales. En cualquier entorno, las diapositivas con demasiada información pueden resultar confusas y difíciles de procesar.

Si bien no todo se reduce al uso de tecnología, muchas plataformas tienen ciertos medios que le ayudan a elevar el nivel de sus sesiones. Una vez teniendo las herramientas a disposición en su entorno virtual, piense en mezclar los tipos de contenido un poco más de lo que acostumbraba.

Por otro lado, puede usar animaciones para estimular y atraer a sus participantes, mientras que reserva el texto solo para las notas del orador.

Cuando tenga un grupo o un tema que lo requiera, organice actividades grupales durante sus sesiones, lo cual apalanca aún más la funcionalidad de su plataforma. La mayoría de las plataformas permiten a los facilitadores dividir a los participantes en sesiones de grupos, algunas con cronómetro, líderes y más. Estos grupos deben ser pequeños, de manera que puedan trabajar juntos en un espacio en línea de forma proactiva. Además, el facilitador tiene la posibilidad de ingresar a estos salones para verificar el desarrollo del trabajo.

Si desea atender todos los estilos de comunicación y satisfacer los requisitos de accesibilidad, debe usar una variedad de herramientas atractivas; por ejemplo, puede elegir entre una actividad en tiempo real con límite de tiempo como Wooclap, iPal o Kahoot para romper el hielo o medir la comprensión, o un chat con moderador para aquellos que no pueden conversar durante las sesiones en vivo.

Por último, no olvide que las sesiones de capacitación virtual son a menudo más cortas que las clases presenciales. Así, debe fomentar el trabajo previo en línea, las asignaciones de revisión para preparar a los participantes y reforzar el aprendizaje fuera del aula virtual.

Perfeccionamiento de sus cursos virtuales

Al aplicar todos estos consejos y estrategias junto con el uso de una solución de eLearning flexible y escalable, puede ayudar a perfeccionar los cursos virtuales de su organización o institución. Estas prácticas le permiten llegar a una gran variedad de estudiantes y relacionarse mejor con ellos mediante su contenido de aprendizaje, lo cual aumenta el valor y el impacto de sus esfuerzos.

Para conocer más sobre las formas de sacar el mayor provecho de los entornos de aprendizaje virtuales, contacte a los expertos de Open LMS, quienes responderán todas sus preguntas; o solicite una demostración individual de nuestras soluciones flexibles de aprendizaje pulsando el botón a continuación.

Find out more

Open LMS provides world-class LMS solutions that empower organizations to meet education and workplace learning needs .